sábado, 4 de abril de 2020

Funeral para el P. Willigis Jäger


El funeral para el P. Willigis Jäger celebrado por el P. Abad en la Abadía de Münsterschwarzach el día 24 de marzo de 2020.
(Traducido por  Carmen Monske)

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. La paz esté con todos vosotros.
Queridos familiares, querido equipo directivo del Benediktushof en Holzkirchen, queridos amigos del P. Willigis que estáis conectados vía Internet y queridos hermanos benedictinos aquí en la abadía Münsterschwarzach.
En la noche anterior a su fallecimiento visité al P. Willigis. Estaba muy débil, pero me reconoció perfectamente. El día siguiente, 20 de marzo, traspasó el umbral, del que siempre hablaba, y entró en la casa de Dios. Rezamos y cantamos  juntamente, y le di la comunión.
Hace dos semanas el P. Willigis celebró su noventa y cinco cumpleaños.
Junto a sus cinco hermanos creció en una familia obrera, integra y católica,  en Höchsbach, como él mismo escribió. Tan solo muy tarde se dio cuenta de las profundas experiencias religiosas que experimentó en su infancia. En el año 1937  entró  en nuestro internado St. Ludwig, y más tarde en nuestro Instituto en Würzburg. Debido al cierre del mismo por parte del régimen nazi, iba a estudiar entonces desde su casa paterna al Instituto en Aschaffenburg. Durante ese tiempo trabajaba de forma muy activa en el ámbito de la juventud cristiana.  A los diecinueve años, hacia finales de la guerra, fue llamado a filas como comandante de paracaidistas de la aviación militar. La cercanía a la muerte en ese periodo le marcó profundamente.
Después de pasar un breve tiempo en cautiverio americano, en el mes de octubre de 1945 entró en nuestra Comunidad. La decisión de entrar en el monasterio era para él la forma más radical de un amor apasionado, como dejó escrito. Ya en su época del noviciado, solía ir  a escondidas a la biblioteca del monasterio para leer los libros de Juan de la Cruz y Teresa de Jesús. Una vez finalizado su noviciado, en el año 1947, tomó los votos perpetuos de monje. Estudió filosofía y teología y fue ordenado sacerdote en el año 1952.
Como joven educador que era, introdujo un nuevo estilo en la vida del internado, y dio clases de educación física con mucho entusiasmo. A continuación le fue encargado ocuparse de la misión y del desarrollo de la Asociación de la Juventud Católica (BDK) de Düsseldorf y de Misio en Aquis Gran y Munich. Asimismo, era cofundador de la acción de los Cantantes de Villancicos el día de Reyes Magos, que sigue muy activa hasta hoy día.
En el año 1971 el P. Enomiya Lassalle impartió un cursillo de meditación en el monasterio de Münsterschwarzach. Ese fue su primer contacto con la meditación zen. Por orden de nuestra Congregación misionera benedictina fue enviado al Japón en 1975, donde profundizó en sus experiencias zen de la mano del Maestro Zen Yamada Ko-un Roshi quien, más tarde, le nombró como Maestro Zen.
Una vez vuelto a Alemania, se dedicó a dar muchos cursillos de meditación, tanto aquí como en el extranjero. A partir del año 1983 se hizo cargo de la Casa San Benito en Würzburg, la cual fue habilitada por nuestra Abadía, y en la que impartía cursillos de contemplación cristiana y zen.
Como suele ocurrir con las experiencias místicas cuando se vierten en palabras, únicamente se prestan a ser expresadas hasta cierto punto y, en consecuencia, se hicieron  esfuerzos denodados para encontrar el enfoque y la dirección correctos. Esto trajo consigo quejas por parte de la Iglesia, y el Padre Willigis pidió su exclaustración, pero seguía siendo miembro de la Congregación con su trabajo y su vida. El Abad  de entonces, así como sus hermanos benedictinos, siempre le respaldaban en esos tiempos difíciles.
La señora Gertrud Gruber compró para su labor el Benediktushof en Holzkirchen. Con el tiempo se convirtió en un gran centro para diversos caminos espirituales. El P. Willigis ha conducido y acompañado a innumerables personas en el camino espiritual. Seguía siempre siendo monje de Münsterschwarzach. Y le resultó muy importante mantener su celda con nosotros.
En los últimos meses de su fragilidad se le atendió y cuidó con mucho amor en Holzkirchen. Era su deseo de ser enterrado por el Abad de la Comunidad de los monjes en el cementerio de la abadía.
Unas semanas antes de su fallecimiento, escribió un breve texto con el que se despidió:
“Doy gracias por mi existencia, en este cuerpo, en esta época, en este lugar, por el tiempo de mi vida, por todas las experiencias y encuentros, por el conocimiento de mí mismo, por todos los que han ido conmigo por el Camino y por todos aquellos que han tenido sus dificultades conmigo. Y doy gracias a todos con los que me unen lazos de amor. El fondo originario, al que denominamos Dios, nos une en amor a nosotros y a todas las formas.”
 CANTO GREGORIANO
Oremos: “Dios, Tu eres el amor y siempre eres misericordioso. Te rogamos por nuestro Padre Willigis, al que has llamado hacia Ti. Creyó en Ti y confió en Ti. Llévale a la verdadera patria. Depárale la alegría eterna y que esté a salvo en Tu paz. Te lo pedimos por tu Hijo y nuestro Señor Jesucristo, que vive en la unidad contigo, y con el Espíritu Santo, por siempre. Amen.”
LECTURA DE LA EPISTOLA DE SAN PABLO A LOS EFESIOS:
En otro tiempo fuisteis tiniebla, más ahora sois luz en el Señor. Vivid como hijos de la luz, pues el fruto de la luz consiste en toda bondad, justicia y verdad. Examinad qué es lo que agrada al Señor, y no participéis en las obras infructuosas de las tinieblas, antes bien, denunciadlas. Cierto que ya sólo el mencionar las cosas que hacen ocultamente da vergüenza; pero, al ser denunciadas, se manifiesta a la luz. Pues todo lo que queda manifiesto es luz. Por eso se dice: Despierta tú que duermes y levántate de entre los muertos y Cristo te iluminará.
CANTO GREGORIANO
El señor esté con vosotros.
LECTURA DEL EVANGELIO DE SAN MARCO.
El Reino de Dios es como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante de noche o de día, el grano brota y crece, sin que él sepa cómo. La tierra da el fruto por si misma; primero hierba, luego espiga, después trigo abundante en la espiga. Y cuando el fruto lo admite, en seguida se le mete la hoz, porque ha llegado la siega.
Señor Dios, Tú quieres que nuestra vida dé fruto, por eso nos acercamos a Ti con nuestras súplicas.  Rogamos por todos aquellos cuya vida cotidiana esté fuertemente afectada por la  crisis del Corona Virus, por todos los que tienen miedo y preocupaciones, por los que están infectados y enfermos por el virus, así como por los médicos, enfermeros y cuidadores, por los que trabajan en los laboratorios, por los que se dedican a ayudar a los vecinos y por los que se ocupan de nuestros suministros en cualquiera de sus formas. Señor, Dios nuestro de la vida, te rogamos, óyenos.
Rogamos por las muchas personas, que el P. Willigis acompañó en su Camino, por las personas que participaban en sus cursillos y por el equipo del Benediktushof en Holzkirchen, por aquellos que le cuidaban hasta el final, y también por todos los que tuvieron sus  dificultades con él. Señor, Dios de la vida, Te rogamos, óyenos.
Rogamos por el regalo de la unidad de las iglesias de Jesucristo, por un diálogo sincero entre las diversas religiones y su trabajo por la paz en este mundo. Señor, Dios de la vida, Te rogamos, óyenos.
Rogamos por el Padre Willigis, por los que inesperadamente y a destiempo han muerto por el Corona Virus, por todos los que están esperando la muerte, por todas las víctimas del terror y de la violencia, y por todos nuestros muertos. Señor, Dios de la vida, Te rogamos, óyenos.
Señor, Dios de la vida, Tu amor nos ilumina como la luz del sol y nos rodea como el aire que respiramos. Te damos las gracias hoy y por siempre. Amen.
CANTO GREGORIANO
El Señor esté con vosotros. (Y con tu espíritu).
Levantemos el corazón. (Lo tenemos levantado hacia el Señor)
Demos gracias al Señor, nuestro Dios. (Es justo y necesario).
En verdad, es justo y necesario, es nuestro deber y salvación, darte gracias Padre Santo, siempre y en todas partes, por Jesucristo nuestro Señor. En él se nos ofrece la esperanza de nuestra propia resurrección. Aunque nos abrume el destino de la muerte segura, nos consuela la promesa de la futura inmortalidad, porque a Tus fieles, oh, Señor, la vida será transformada, pero no quitada, y cuando la morada del peregrinaje se desintegra, encontramos nuestra casa preparada en el cielo. Por ello cantamos con los ángeles y arcángeles y los tronos y poderes, y con los ángeles de los huestes celestiales la llamada del enviado de Tu divina gloria. Sanctus, Sanctus…
Santo eres en verdad, Señor, fuente de toda santidad, por eso te rogamos que santifiques estos dones con la efusión de Tu espíritu…….(Preparación de la Eucaristía)
Ten piedad de nuestro hermano Willigis, a quien has llamado desde esta Tierra hacia Ti. Por el bautismo pertenece a Cristo, se ha hecho igual a Él en la muerte, haz que resucite con Cristo a la vida. Acuérdate de todos nuestros hermanos y hermanas que han fallecido con la esperanza de la resurrección. Acógelos a todos que han partido en Tu gracia de este mundo hacia Tu Reino para que vean Tu faz. Ten piedad de todos nosotros, para que nos sea concedida la vida eterna en la unión con María, la Virgen, Madre de Dios, con su esposo san José y con todos los apóstoles y mártires y con todos los que han encontrado Tu gracia desde el principio del mundo. Te alabamos por nuestro Señor Jesucristo.
CANTO.  Amén. -  Padre nuestro .-  Eurcaristía.
Dios misericordioso y bondadoso, en este Sacramento, Cristo nos dejó su cuerpo en señal de comunión. Lleva a nuestro hermano fallecido, gracias a esta comunión que recibió antes de morir, al ágape eterno en Tu Reino. Por eso Te rogamos en nombre de nuestro Señor Jesucristo.
CANTO 
Oración: Oh, Dios bondadoso, encomendamos en Tus manos a nuestro hermano Willigis y esperamos con confianza que esté con Cristo.  Damos las gracias por todo el bien que nos ha sido dado por su vida terrenal  y el bien que pudimos experimentar gracias a él. Te rogamos, acógelo y dale la patria contigo por nuestro Señor Jesucristo. Aquí no tenemos un lugar permanente, sino que buscamos el futuro lugar que Dios ha preparado para los suyos. Por ello, vamos a llevar el cuerpo de nuestro hermano a la tumba en la esperanza de su resurrección.
CANTO GREGORIANO.

martes, 31 de marzo de 2020

Carta sobre la traduccion de la revista Kyosho


Madrid, marzo de 2020

Querida Sangha:
Marí Ángeles tuvo la idea de traducir artículos de la revista Kyosho de nuestra escuela Sanbo-Zen.
Aquí presentamos la primera traducción. Trata de la Ceremonia Yukai, en la que se toman los Preceptos Budistas. Es algo totalmente voluntario, como lo dice el mismo Ryo-un Roshi al final de su exposición..
Sé que ha habido alguna controversia referente a esa ceremonia por parte de algunos cristianos. Sin embargo, varias religiosas/os maestras/os Zen de nuestra escuela han tomado esos Preceptos oficialmente en la Ceremonia Yukai. Hay que saber que  tomarlas no implica para nada abandonar la propia religión. El Budismo en este sentido no es una religión como la entendemos normalmente. Se puede ser Budista y, al mismo tiempo, profesar la propia religión.
Willigis Jäger siempre decía que para los cristianos no hacía ninguna falta tomar oficialmente esos Preceptos. Ésta ha sido también siempre mi propia convicción
Los que habéis participado en los sesshin  Rohatsu conmigo, sabéis que allí he introducido una ceremonia de compromiso con la práctica del Zen, encendiendo una varita de incienso.
Baika-An

Informe de la Ceremonia de los Preceptos



COMENTARIOS INICIALES

Yamada Ryôun
Informe de la Ceremonia de los Preceptos

En el Zazenkai de San’un Zendo de enero 12, 2020 (domingo) – en lugar de dar un teisho por la mañana – conduje la Ceremonia de los Preceptos (Jukai) para ocho personas que habían expresado su deseo de recibir los preceptos.

Fue la 7ª Ceremonia de los Preceptos que administré (mencioné en el anterior número de Kyosho que había dado los preceptos en el kenshukai de Haus Ohrbeck por “5º vez” pero eso no era exacto; esa fue la 6º Ceremonia que conduje. Mis disculpas por el error.) La primera Ceremonia de los Preceptos fue el 25 de Julio (domingo) en el 2010 en el San’un Zendo, cuando 11 personas (todas japonesas) recibieron los preceptos.

Las siguientes cinco Ceremonias de los Preceptos fueron todas dirigidas en el extranjero con motivo de los kenshukais anuales fuera de Japón, cada una llevada a cabo en agosto (o septiembre), así que los receptores de los preceptos eran no-japoneses. Incluyendo a los participantes de la actual Ceremonia de los Preceptos, en total 61 personas han recibido los preceptos. La actual ceremonia fue la segunda en el San’un Zendo. El número de personas que han recibido los preceptos en el San’un Zendo es de 19; así pues, las otras 42 personas eran no-japonesas.

Había algo nuevo esta vez en la ceremonia. En las ocasiones anteriores escribí el “gatha” para poner en el “rakusu” [takkesa-ge] en la parte de atrás del “rajusu” con un pincel:

Grandes son los ropajes de la Liberación
El traje de la Felicidad sin forma.
Sinceramente recibo la enseñanza del Tathagata
Que salva a todos los seres vivos a lo largo y ancho.


Esta vez lo cambié por un solo circulo [ensô]. Espero que esto también exprese el mundo del anterior “gatha” como un hecho claro y directo.



¿Qué significa dar o recibir los preceptos? Hablé sobre esto en los Comentarios Iniciales del Kyosho 344 (editado en septiembre 1, 2010) justo después de la ceremonia. Ahora, diez años después, con ocasión de la segunda Ceremonia de los Preceptos en el San’un Zendo, me gustaría tratar este tema de nuevo, aunque el contenido es básicamente el mismo:

En general se entiende que la Ceremonia de los Preceptos es una ceremonia en la cual una persona se convierte formalmente en “budista”, así pues, toda la ceremonia se correspondería con el bautismo cristiano en el que una persona se convierte formalmente en cristiano. Es más, los “preceptos” son entendidos como un código de conducta para los budistas, o la expresión de su determinación interior de vivir de acuerdo con estos códigos. Pero esta comprensión no refleja el significado real de la Ceremonia de los Preceptos.

¿Qué son los “preceptos”?
Para expresarlo justamente, los “preceptos” son nuestro ser verdadero. Es el nombre dado a nuestra verdad esencial. Aquellos que estén trabajando con “koan” tendrán eventualmente, al final de su entrenamiento con koan, un estado en el cual se enfrentaran con los “preceptos” como la manifestación de su propia esencia. Hay muchos preceptos como Los tres Preceptos de Refugio, Los tres Preceptos Puros y los Diez Preceptos, todos los cuales los estudiantes deben tratar como koan. De hecho, es un proceso minucioso de tratar y clarificar plenamente nuestra propia esencia desde todos los ángulos (por supuesto, sobra decir que el trabajo con cualquier koan no es otra cosa que el proceso de clarificación de nuestro propio ser).

Consecuentemente, la Ceremonia de los Preceptos es una ceremonia en la que te comprometes contigo mismo en que crees en tu verdadero ser y en redescubrirlo con la experiencia, hasta que se personalice totalmente el ser descubierto. No significa para nada que jurarás mantener estos códigos de conducta dados desde el exterior. Estos preceptos deben de ser examinados cuidadosamente en el cuarto de dokusan uno por uno pero, daré un ejemplo solo para transmitir la imagen interior: El primero de los “Diez Preceptos” es el famoso “Precepto de No Matar”.

Generalmente se toma como un mandamiento no matar a otro ser humano. Pero esto no es exactamente cierto. El “Precepto de No Matar” es una expresión de la esencia humana de que es profundamente imposible matar a la gente. Despliega la esencia de nuestro ser sobre el que hablé en los Comentarios Iniciales del Kyosho 240 “La gente no muere”. No puedo hablar aquí más sobre esto porque pertenece a lo que se trata en el cuarto de dokusan pero, el mismo principio aplica a todos los demás preceptos.

He desarrollado la esencia de la Ceremonia de los Preceptos, pero no os estoy persuadiendo para que recibáis los preceptos ceremonialmente. Aunque estéis convencidos por estas explicaciones sobre los preceptos, cada uno de vosotros tiene una posición y situación personal. Cada uno de vosotros puede pensar y juzgar libremente este tema, considerando individualmente sus circunstancias personales.


(traducido por Mari-Ángeles Herrán de la versión en inglés por Sato Migaku)

lunes, 23 de marzo de 2020

Adios a Willigis



Adios a Willigis
Mañana, día 24 de marzo, a las 14 hrs. se puede ver el Requiem en el siguiente Link:  https://www.abtei-muensterschwarzach.de/beten/gottesdienste/gottesdienste-live 

Y a partir del día 25, se puede ver el video del Requiem en la página Web: www.benediktushof-holzkirchen.de
Baika-An, 23 de marzo 2020

Funeral para el P. Willigis Jäger

El funeral para el P. Willigis Jäger celebrado por el P. Abad en la Abadía de Münsterschwarzach el día 24 de marzo de 2020. (Traducido...