viernes, 10 de mayo de 2019

Experiencia de Sesshin


Entonces donde nosotros viviremos continuamos haciendo zazen,  sólo morimos en nuestra parte histórica y nuestra energía continúa caminando hacia el infinito en una práctica de simplicidad y conocimiento directo de la energía elemental.
Un maestro nos conecta a esta simple comprensión de lo que existe y su manifestación constante desde lo ilimitado hasta nuestras manos, nuestras montañas, nuestros seres queridos. Latiendo con una indiscriminada atención para todo lo que existe,  apuntando en la otra dirección, al origen que lo hace posible y que se nos presenta incognoscible, silencioso, original.
He paseado entre las jaras florecidas, el sol tibio y la voz  de lo que no tiene límites ni forma, se me presentaba de una belleza sobria e inigualable, el olor y la luz como preciosas cualidades de lo que surge en lo profundo del Universo y aquí, conmigo: flores blancas, un sendero bajo el sol.
J.G.

martes, 26 de marzo de 2019

Trébol Sanbozen



El domingo 17 de marzo tuvo lugar por fin nuestra comida de Año Nuevo, que se había aplazado por motivos de salud. A pesar del buen tiempo primaveral que invitaba a salir al campo, acudieron muchas personas, en total veintiocho. Lo pasamos muy bien, disfrutando de las tapas en el restaurante que ya lleva varios años abriendo sus puertas especialmente para nosotros en ese domingo.
Al mismo tiempo celebramos nuestra reciente constitución como asociación: "Trébol Sanbozen" que ha nacido por la necesidad de formalizar nuestro grupo y los alquileres de nuestra nueva sala para la práctica del zen semanal los jueves. Ya hemos hechos algunos cambios y estamos muy contentos con ella, sintiéndonos allí ya como en nuestra casa.
Fue un día hermoso de convivencia de nuestra sangha, incluidos algunos amigos y familiares. Un pequeño grupo se animó después a ir al cine a ver <La Mujer de la Montaña> y resultaron interesantes las diversas interpretaciones y comentarios al final.

martes, 4 de diciembre de 2018

La luz impregna el universo entero




<La luz impregna el universo entero.> Una frase muy conocida del Zen.
                Antiguamente las ciudades estaban muy oscuras por las noches, por supuesto especialmente en invierno con los días mucho más cortos. Esto ha cambiado. Hoy en día todas están muy iluminadas, y en esta época navideña hacen gala de muchas luces de colores y figuras hermosas para recordarnos el nacimiento de Jesús, porque Jesús dijo <yo soy la luz del mundo>. Pero esas luces externas no nos quitan de encima las espesas nubes que oscurecen nuestra vista. Se trata de nuestras acariciadas ilusiones que nos impiden ver el mundo real, el mundo tal cual es. Cuando se vayan cayendo esos velos delante de nuestra vista, cuando hayamos atravesado la fase de la oscuridad hasta el fondo, veremos cada vez más el mundo real con mayor claridad, y se irá  haciendo cada vez más la luz en nosotros. Al principio suele ser un tenue vislumbre; conforme vayamos siguiendo con nuestra práctica espiritual con dedicación sincera, llegaremos a experimentar una iluminación más profunda. Nos daremos cuenta que somos seres de luz, caeremos en la cuenta de la luz que impregna el universo desde siempre. Nunca ha faltado, pero antes no fuimos capaces de verla. Gracias a ella viviremos con paz en este mundo tan lleno de tragedias que nos llegan a diario por los medios de comunicación. Convendría a diario preguntarnos: ¿Estamos despiertos? ¿Estamos realmente despiertos? Viendo la luz, viviendo en la luz, nos volveremos más compasivos y responsables con los demás y con el medio ambiente. En los sesshin oímos cada noche la frase: <Estad siempre muy vigilantes, nadie sea descuidado, nadie olvidadizo.> Todos estamos implicados en la tarea de contribuir al progreso de la evolución, de ayudar e influenciar a otros a descubrir la luz. La experiencia espiritual profunda vivifica en nosotros la creatividad, configurando el mundo y haciéndonos responsables de nuestros congéneres.
Os deseo un luminoso Año 2019 con el siguiente Tanka de Hirata Atsutane (1776-1843):
 laspersonas creen
que todo lo  que realizan
se origina en ellas mismas.
Ya nadie está consciente
de que un Dios les señala el Camino.
Baika-an, Adviento 2018   

martes, 4 de septiembre de 2018

Sanbo Zen Kenshukai 2018

A mediados del mes de agosto tuvo lugar el Sanbo Zen Kenshukai 2018 en la casa Domicilium en Weyarn, cerca de Munich.
La casa fue fundada hace cuarenta años por el matrimonio Dr. Bogdan y Helena Snela, ambos maestros zen de nuestra escuela.
El kenshukai es una reunión internacional de los maestros y estudiantes senior de nuestra escuela para el estudio y profundización en común del Zen y su práctica.
Esta vez quise presentar a mis estudiantes Rafael Enríquez y Javier Gil para su primer encuentro. Estaba también prevista la visita de Loli Castrelo, que no pudo participar por el grave estado de salud de su padre.
Fue un trabajo muy enriquecedor y una convivencia muy armónica con los aprox. sesenta participantes con los cuales me unen unos lazos muy especiales
Carmen, Baika-an,

viernes, 22 de junio de 2018

Reunión de los ponentes del Taller de Espiritualidad



El pasado día 12 de junio tuvo lugar la primera  reunión de los ponentes del Taller de Espiritualidad  que dieron conferencias en Espacio Ronda, Madrid,  en los últimos años. Fue una reunión muy cálida, honda y fraternal, y se logró la idea que la motivó: conocernos en un ambiente distendido tomando aperitivos juntos después de algunas aportaciones de diversas creencias. Para concluir hubo un turno de  varias oraciones de distintas tradiciones. y nos dimos bendiciones mutuas.

miércoles, 21 de marzo de 2018

Todo siente (José Cruz Igartua)



TODO SIENTE
EL SENTIDO DE LA VIDA

Harto nos ha costado
Convencernos de que lo no-racional también siente.
Un “niño”, un “adulto”, un “anciano” (materia en evolución),
hombre y mujer (plenitud de comunión)
transparentan el palpitar de todo.
Donde parece que no hay palabras, se grita un mensaje;
donde no hay voz, el susurro de lo existente lo invade todo.
Corazón de hombre, entrañas de mujer,
a sabiendas o no,
en vosotros resuenan las esperanzas en flor.
En el silencio de vuestro interior,
en lo profundo de lo desconocido,
en el parpadeo estelar del universo
podemos discernir lo que desde siempre se nos está diciendo:
“oh corazón humano, bombea al unísono con el nuestro”.
Todos comenzando y terminando al mismo tiempo.
Armonía de sentido.
José Cruz Igartua