martes, 30 de noviembre de 2010

domingo, 7 de noviembre de 2010

CARTA ABIERTA A LA HNA. MARIA LUZ BRIZ


Muy querida Mari Luz:

Pasamos el primer sábado de sentadas en vuestra casa después del verano, estando tú ausente, ya trasladada a tu nuevo destino en Gijón. Te echamos mucho de menos. Han sido veinte años juntas, y casi parece que fue ayer cuando nos conocimos.

¿Te acuerdas cómo fue? En vuestra casa se hospedaba mi amiga la ermitaña Hna. Mari Carmen Vázquez, q.e.p.d. Nos presentó y ya me dijo que tú eras especial, muy interiorizada, muy espiritual. Enseguida empatizamos. Luego apareció la Hna. Eppie de Filipinas que se hospedaba largo tiempo en vuestro convento, y tú me la enviaste para hacer las sentadas juntas. A raíz de ello, comenzamos a reunirnos en vuestra casa, para que también tú pudieras participar.

El grupo creció y creció, pero queda un núcleo de aquellos primeros tiempos cuando corría el año 1990. Nos llegamos a conocer mucho y a querernos cada vez más. Tú siempre tan dispuesta, tan entregada. Lo tenías todo muy ordenado y siempre a punto, antes de que viniéramos. ¡Durante veinte años!
Tuviste una caída, fracturándote la cadera. Sabemos que te estás recuperando bastante bien y te deseamos que quedes totalmente restablecida.

Te enviaron a Gijón, el único lugar donde tenemos un grupo muy consolidado desde hace tiempo, en vuestra casa, gracias a la labor y entrega de la Hna. Remedios. Así nos veremos cuando viaje hacia allí, y tú podrás seguir practicando no solo individualmente, sino también en grupo. Te deseamos suerte en tu nuevo destino y que la integración no se te haga muy dura. ¡Cuídate mucho, querida Mari Luz!

No podremos olvidar nunca el AMOR que has compartido con nosotras/os, con tanto gozo y entrega, por ello sabemos que nuestra lejanía es solo física y que nunca nos separaremos.

Cuando paseo por vuestro jardín, la ruda me recuerda tu deseo de sanar y las hojas del castaño frente a la puerta, me traen a la memoria tu bendición.

Siempre unidas en la oración, te abrazo con cariño y te envío también un fuerte abrazo de todos los del grupo de los sábados de aquí.

Tu amiga Carmen Monske

FOTOS DE NUESTRO SESSHIN EN JULIO EN EL MONTE DE SILENCIO


Zazen bajo la luna


Amanecer


Qigong en la niebla