martes, 31 de marzo de 2020

Informe de la Ceremonia de los Preceptos



COMENTARIOS INICIALES

Yamada Ryôun
Informe de la Ceremonia de los Preceptos

En el Zazenkai de San’un Zendo de enero 12, 2020 (domingo) – en lugar de dar un teisho por la mañana – conduje la Ceremonia de los Preceptos (Jukai) para ocho personas que habían expresado su deseo de recibir los preceptos.

Fue la 7ª Ceremonia de los Preceptos que administré (mencioné en el anterior número de Kyosho que había dado los preceptos en el kenshukai de Haus Ohrbeck por “5º vez” pero eso no era exacto; esa fue la 6º Ceremonia que conduje. Mis disculpas por el error.) La primera Ceremonia de los Preceptos fue el 25 de Julio (domingo) en el 2010 en el San’un Zendo, cuando 11 personas (todas japonesas) recibieron los preceptos.

Las siguientes cinco Ceremonias de los Preceptos fueron todas dirigidas en el extranjero con motivo de los kenshukais anuales fuera de Japón, cada una llevada a cabo en agosto (o septiembre), así que los receptores de los preceptos eran no-japoneses. Incluyendo a los participantes de la actual Ceremonia de los Preceptos, en total 61 personas han recibido los preceptos. La actual ceremonia fue la segunda en el San’un Zendo. El número de personas que han recibido los preceptos en el San’un Zendo es de 19; así pues, las otras 42 personas eran no-japonesas.

Había algo nuevo esta vez en la ceremonia. En las ocasiones anteriores escribí el “gatha” para poner en el “rakusu” [takkesa-ge] en la parte de atrás del “rajusu” con un pincel:

Grandes son los ropajes de la Liberación
El traje de la Felicidad sin forma.
Sinceramente recibo la enseñanza del Tathagata
Que salva a todos los seres vivos a lo largo y ancho.


Esta vez lo cambié por un solo circulo [ensô]. Espero que esto también exprese el mundo del anterior “gatha” como un hecho claro y directo.



¿Qué significa dar o recibir los preceptos? Hablé sobre esto en los Comentarios Iniciales del Kyosho 344 (editado en septiembre 1, 2010) justo después de la ceremonia. Ahora, diez años después, con ocasión de la segunda Ceremonia de los Preceptos en el San’un Zendo, me gustaría tratar este tema de nuevo, aunque el contenido es básicamente el mismo:

En general se entiende que la Ceremonia de los Preceptos es una ceremonia en la cual una persona se convierte formalmente en “budista”, así pues, toda la ceremonia se correspondería con el bautismo cristiano en el que una persona se convierte formalmente en cristiano. Es más, los “preceptos” son entendidos como un código de conducta para los budistas, o la expresión de su determinación interior de vivir de acuerdo con estos códigos. Pero esta comprensión no refleja el significado real de la Ceremonia de los Preceptos.

¿Qué son los “preceptos”?
Para expresarlo justamente, los “preceptos” son nuestro ser verdadero. Es el nombre dado a nuestra verdad esencial. Aquellos que estén trabajando con “koan” tendrán eventualmente, al final de su entrenamiento con koan, un estado en el cual se enfrentaran con los “preceptos” como la manifestación de su propia esencia. Hay muchos preceptos como Los tres Preceptos de Refugio, Los tres Preceptos Puros y los Diez Preceptos, todos los cuales los estudiantes deben tratar como koan. De hecho, es un proceso minucioso de tratar y clarificar plenamente nuestra propia esencia desde todos los ángulos (por supuesto, sobra decir que el trabajo con cualquier koan no es otra cosa que el proceso de clarificación de nuestro propio ser).

Consecuentemente, la Ceremonia de los Preceptos es una ceremonia en la que te comprometes contigo mismo en que crees en tu verdadero ser y en redescubrirlo con la experiencia, hasta que se personalice totalmente el ser descubierto. No significa para nada que jurarás mantener estos códigos de conducta dados desde el exterior. Estos preceptos deben de ser examinados cuidadosamente en el cuarto de dokusan uno por uno pero, daré un ejemplo solo para transmitir la imagen interior: El primero de los “Diez Preceptos” es el famoso “Precepto de No Matar”.

Generalmente se toma como un mandamiento no matar a otro ser humano. Pero esto no es exactamente cierto. El “Precepto de No Matar” es una expresión de la esencia humana de que es profundamente imposible matar a la gente. Despliega la esencia de nuestro ser sobre el que hablé en los Comentarios Iniciales del Kyosho 240 “La gente no muere”. No puedo hablar aquí más sobre esto porque pertenece a lo que se trata en el cuarto de dokusan pero, el mismo principio aplica a todos los demás preceptos.

He desarrollado la esencia de la Ceremonia de los Preceptos, pero no os estoy persuadiendo para que recibáis los preceptos ceremonialmente. Aunque estéis convencidos por estas explicaciones sobre los preceptos, cada uno de vosotros tiene una posición y situación personal. Cada uno de vosotros puede pensar y juzgar libremente este tema, considerando individualmente sus circunstancias personales.


(traducido por Mari-Ángeles Herrán de la versión en inglés por Sato Migaku)

No hay comentarios:

Revisando la Crisis del Coronavirus (Yamada Ryôun)

                                                Yamada Ryôun                              Revisando la Crisis del Coronavirus  En el número ...